Las mujeres debemos cambiar nuestro chip

Hoy en día el porcentaje de bebes que amamanta va de bajada. En el mundo a penas el 37% de mamis amamantan exclusivamente, en el ecuador solo el 39% de mujeres dan de lactar y el promedio de lactancia materna exclusiva es a penas 2 meses y medio (datos de UNICEF Y OMS). Dentro de las causas identificadas están: la falta de información apropiada a mujeres gestantes y lactantes, falta de apoyo en la familia, servicios de consejería en lactancia ineficientes, escasa valorización del acto de amamantar, fuertes creencias culturales y mitos sobre la lactancia materna, entre otros.  De las cuales yo considero que la última es la más importante.

La mujer ha sido empujada a una sociedad de consumo y trabajo. La mujer se ha exigido ser autosuficiente y ha ido opacado su don de ser mamá,  su potencial de maternar, su poder de amamantar. Se ha llenado de miedos; de si tendrá leche, será leche suficiente, será la leche adecuada o sera “agua da”?

Hemos traspolado nuestro entorno concreto a la maternidad, cuando ésta es un mundo abstracto, lleno de magia, amor, sensaciones, sentimientos …. Sexto sentido. Para mi, un lugar muy espiritual.

Si cada mujer guardara en su mente y en su corazón el concepto de ser mamífera, no cuestionara su capacidad para amamantar.

Mamífero: (mamalia) clase de vertebrados amniotas homeotermos (sangre caliente) y glándulas mamarias productoras de leche con la que alimentan a sus crías.

Nos hemos creído lo de vertebrados, lo de amniotas y lo de homeotermos pero cuestionamos la mejor parte: glándulas mamarias productoras de leche! Nadie pregunta, será que tengo mi sangre lo suficientemente caliente como para regular mis procesos bioquímicos? Entonces por qué si cuestionamos nuestra capacidad de producir leche y de alimentar a nuestros hijos con la misma.

Mamis, es tiempo de cambiar nuestro chip. Todas somos mamíferas, no existe la leche aguada ni tampoco existe el no producir leche. Todo está dentro de nosotras. Si tan solo nos apropiáramos del concepto y nos convenciéramos totalmente de que simplemente somos, entonces ninguna mujer nos preguntaría, ni si quiera: y tienes leche? Es como que también nos debiera preguntar: y tienes la sangre caliente? Y tienes columna vertebral? Pues estas son características de los seres humanos y son tan constantes y tan determinantes para la vida como el tener leche y la leche que tenemos es perfecta, adecuada y suficiente.

No más miedo a no tener leche, no más miedo a no saber dar de lactar, no más miedo a no poder amamantar. Somos mamíferas, capacitadas perfectamente para maternar desde el corazón, desde la magia, desde nuestro ser. No vemos la cantidad de leche en nuestros pechos, pero no es necesario porque aun cuando es abstracto, simplemente esta! 

 

CONSEJOS PARA UNA LACTANCIA EXITOSA

  1. Empieza lo antes posible. Exige a tu ginecólogo que antes de que pese y mida a tu bebé te lo entregue para darle el pecho; que lacte durante las dos primeras horas de vida es más importante que saber cuanto pesó. Ya habrá tiempo para eso, tal vez a la salida de la casa asistencial. 
  2.  Ofrece el pecho cada vez que lo pida. La primera señal de querer lactar es buscar con su boquita, la segunda, chuparse la mano, la tercera es quejarse y la última es el llanto (el signo más tardío, no esperes hasta que llegue a éste, estará exasperado). 
  3. Que lo tome hasta que se suelte. No le pongas tiempos ni horarios, solo es un bebé, ya crecerá y tendrá que cumplir con horarios, por ahora déjalo disfrutar de tu cercanía. 
  4. Evita el chupete o chupón. Recuerda que no todo lo que tu bebé quiere de tu seno es sacar leche. Quiere sentirte, olerte, escucharte. Por eso quiere estar pegado a ti con su boca en tu seno. Mientras sustentes esta necesidad estarás disminuyendo notablemente el riesgo de caer en algún vicio cuando sea mayor. 
  5. Evita el biberón. Si no suplementas, permitirás que tu bebé logre producir en ti la cantidad de leche que él necesita. Si quiere estar solo lactando o si pide seno a cada rato es porque esta haciendo que tu cuerpo produzca leche. Esto pasa siempre, es normal, a lo largo de la lactancia materna. No te dejes asaltar por el pensamiento: “es que se queda con hambre”. Es que para no quedarse con hambre a posterior es que pide estar más tiempo y más frecuente en tu pecho. A mayor demanda mayor oferta. 
  6. Pasa tiempo con tu bebé. Solo de esta forma sabrás reconocer sus necesidades y comprender su llanto. 

Olvida el tiempo, sumérgete en lo más íntimo de tu ser, de tu naturaleza, vive cada momento de tu maternidad como suspendida en el tiempo. Cree en tu instinto. Amamantarás a tu bebé por pocos años, así que disfruta de cada lactada, mira con atención su rostro, lo profundo de su mirada, el amor que hablan sus hijos para contigo, su cálida sonrisa que llena tu corazón. Siente su manita apretando tu piel, como queriendo sujetarse para estar seguro. Enamórate de tu bebé y ya estando enamorada, para qué apresurar el tiempo de la lactada, por qué darte la oportunidad tan corta de descansar mientras sostienes el cuerpecito de tu bebé, tan delicado, tan frágil. Por qué darle un tiempo determinado a este momento tan mágico, tan sublime. Por qué ponerle un horario y darle de lactar solo cada dos o cada tres horas. Por qué no hacerlo tan frecuentemente como te lo demande él.


Al final los hijos se van … Aprovéchalos ahora que puedes sostenerlos entre tus brazos y darles vida a través de la lactancia.

“Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?
   Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.” Proverbios 31:10

Anuncios

4 respuestas a “Las mujeres debemos cambiar nuestro chip

  1. Lo que dices es tan cierto, nos han lavado tanto el cerebro que al final muchas de nosotras -me incluyo a mi misma hace no mas de un par de años- perdemos contacto con nuestro instinto, nuestra propia naturaleza! Algo muy importante que yo añadiría a tus consejos es observar y no tener miedo en buscar apoyo de otras mujeres que hayan tenido una lactancia plena y prolongada! Espacios como los grupos de lactancia son lugares en donde una puede encontrar guía y apoyo en este hermoso -pero a veces duro- momento!

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues darán el biberón mirándoles a los ojos, darán toda su entrega al regresar del trabajo, se sumirán en el mundo mágico de la maternidad cada minuto que estén en la casa y se teletransportarán con el corazón cuando estén en el trabajo. Son mujeres virtuosas que habrán dado el seno lo más que pudieron pero no dejarán de ser menos madres ni menos entendidas en el acto de maternar.

      Me gusta

  2. lindas palabras sobre la lactancia me quedo mas tranquila ….. la grandeza de Dios es incomparable gracias a el se puede tener el privilegio de ser madres y si el nos permite debemos poner en ese ser tan pequeño nuestro corazón, al momento de tenerle en nuestros brazos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s