CANSADA DEL AÑO ESCOLAR

Estamos por terminar el año escolar y para mi ha sido un año muy fuerte. He visto lagrimas, angustia, estrés, miedo y malestar, mucho malestar. Tengo tres hijos escolarizados; sexto, tercero y primer grado. Y para los tres no ha sido un año agradable en el colegio. Ninguno de los tres se despierta en la mañana y piensa que es agradable ir al colegio, a ninguno de los tres les ha motivado su maestra, ninguno de los tres hace los deberes con alegría, ninguno está contento de aprender.

A medio año, al finalizar el primer quimestre, ya los veía muy desalentados. Y por más que me esforcé por animarles, no lo logré. Creo que ese era el trabajo de cada maestra. Lamentablemente ninguna lo ha podido hacer, ninguna se ha tomado la molestia de salirse un poco de su esquema y de buscar nuevas alternativas o formas de enseñanza para captar la atención de mis hijos y de algunos compañeritos más, supongo.

Hay unos niños que sí van al colegio como borreguitos, sin cuestionar nada. Hacen lo que les piden y ni preguntan para qué o por qué. Ese no es el caso de mis hijos. Este año ha sido cada tarde de deberes muy cuestionadas; para qué le sirve hacer ese deber?, por qué debe hacer como la profe le dice?, por qué no puede escribir con la forma de letra que a ella le agrada y tiene que hacer como está en el dibujo?, por qué tiene que hacer deberes si ya en la clase trabajó super bien?, para qué aprender eso que dice la profesora si no le gusta ese tema? Estas son unas de las pocas preguntas que me han hecho mis hijos a lo largo de este año escolar. Y yo simplemente ya NO doy más, ya no encuentro las respuestas, en realidad deberían enseñarles cosas que realmente les sirva en la vida… A cuántos de ustedes les ha servido en su día a día sacar las raíces cuadradas? Cuántos de ustedes sacan los cálculos lineales para vivir? Quién sabe de qué está compuesta una célula y para qué le sirve cada cosas? (A menos de que haya seguido biología o medicina) … Pero a quién le hubiese servido aprender a arreglar el interruptor? En fin, tantas cosas que nos enseñan en el cole y las repetimos en el kinder, en la primaria, en la secundaria y …. Llegamos a la U y ya nos hemos olvidado.

Este pensamiento de Mirko Badiale, que por cierto no se quien es él, pero su pensamiento es tan cierto, me ha impactado y es que a muchos niños al mandarlos a la escuela son tratados tan bruscamente que sus sueños se ven destruidos; los profesores quieren  niños quietos, callados, obedientes … Que no corran, que no griten, que no rompan ventanas de un balonazo … Que escriban con la mejor “caligrafía”, que pinten de colores adecuados, a quién se le ocurre pintar un sol azul? No! El sol es amarillo, o tomate … Pero azul, a quién se le ocurre? Y sin salirse de las líneas. Que usen dos colores, uno para los títulos, otro para el contenido, que tengan unos cuadernos al gusto del profesor … Y así, la lista es extensa … Pretenden hacer niños perfectos, “clones” diría yo, todos igualitos nadie puede salirse del contexto o ya es tratado de vago, flojo, dejado, rebelde, malcriado y malo. Y la profe es la primera en tildarlo. Y la presión es tenaz, solo les enseñan a competir; el que mejor nota sacó, el que mejor expuso, el que mejor hizo el deber, el que mejor expone.

Con tristeza me despierto hoy; cómo no me di cuenta antes? … Mi guagua mayor nunca dijo nada, iba calladito y parecía que todo iba bien, pero ahora me doy cuenta de qué poco ha disfrutado de su vida escolar, cuánto ha perdido de su infancia sentado frente a una mesa, y eso que no  le mandan muchos, pero un niño debería pasar jugando, inclusive debería aprender jugando. La niñez equivale a tan solo el 10% del total de nuestra vida. Ya tendrán tiempo de aprender las cosas de adultos, por qué nos empeñamos en forzarles a crecer (que coman todo lo que se les sirve y SENTADOS, que dejen el pañal para entrar a la guardería, que aprenda a leer en primero de básica porque el ministerio manda, etc. Y no se respeta el proceso normal y el desarrollo de cada niño). Pero este año mi hija, la segunda, que es la princesa guerrera de la casa nos cuestionó todo el año y parece que esto despertó a sus hermanos y les animó a sacudirse también y de una u otra forma hacernos ver su desacuerdo con el sistema.

Y si algo sé, es que los hijos míos tienen derecho a jugar y a aprender con gozo, con entusiasmo, con ganas. Quiero que gocen su niñez, que sean felices, que vivan tranquilos. No los quiero como borreguitos, ni angustiados, ni tristes, ni apesadumbrados. Quiero que sean autónomos, que investiguen conforme a su curiosidad y necesidad, que sean libres de escoger lo que más les guste en ese momento aprender, de pintar el cielo del color que dicte su alma en cada momento específico, que sepan lo que quieren y luchen para alcanzar sus sueños particulares y personales. Que sus procesos y personalidad sean respetados.

Se viene un año con un reto muy grande para nosotros, sus papis … Se viene un año diferente, una vida nueva, de grandes añadiduras. … Se viene el “homeschool”. Lo vamos a hacer con el corazón, poniéndonos en manos del Alfarero, haciéndolo para Él.

Espero poder seguir escribiendo y contando como nos va…

 img_0590

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. Mateo 6:33

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres”. Colosenses 3:23

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s