Yo, mi cerebro circuitado, la lactancia, el tándem y las caries

No tengo mucho tiempo para escribir aunque las ganas no me faltan, he dejado pasar algunas historias, pero esta no puede pasar por alto; y es que casi no logro dormir con mi cerebro circuitado.

Sí , que lo tenía circuitado, los pensamientos se superponían uno sobre otro sin parar de desfilar, enredándose, no pudiendo comprender ni tampoco despejar.

Ahora, con el cerebro más en calma y un shampu de pensamientos, necesito escribirlo:

Hace unos meses le tuvimos que calzar una muela al más pequeño de nuestros hijos, 3a8m tiene ahora y estamos viviendo en San Cristobal de las Casas, México. Es una ciudad pequeña, un pueblo mágico. Estando lejos de nuestro país y con poco conocimiento de profesionales, pregunté recomendaciones de un/a buen/a dentista y varias personas coincidieron con una, y logramos agendar una cita algunos días después, sí que tenía la agenda copada.

El día de ayer fuimos a la consulta y nunca en mi vida había tenido que escuchar tanta barbaridad junta en una sola visita odontológica.

Primero me preguntó de todo:

  • Profesión de los padres.
  • Edad de los padres.
  • Si tiene más hermanos.
  • Si duerme solo.
  • Si va a la escuela.
  • Si es independiente.
  • Si le he dado seno.
  • Si se chupa o se ha chupado el dedo.
  • Si tiene todas las vacunas.
  • Si alguna vez ha tomado antibiótico.
  • Si ha tomado jarabe para la fiebre.
  • Y preguntas más de hospitalizaciones, enfermedades, cirugías, y de sus órganos.

Para qué quiere saber todo esto?

A una de esas preguntas no respondí ni con SI ni con NO, fue: aún toma seno. A lo que ella respondió que ya tenía que destetar porque por eso tiene caries, porque se queda con la leche. Y la recomendación fue que lo destete meses antes de que nazca el bebé, que si no lo hago rápido luego, cuando nazca le va a ver pegado al seno y le va a dar muchas ganas y eso no es bueno. Además que si comparten el seno el mayor le va a pasar las caries al menor y el menor le va pasar la cándida al mayor (hasta le predestinó a padecer de cándida al bebé que aún está en mi panza, enfermedad que, gracias a Dios, a ninguno de mis hijos les ha dado).

La ignorancia es atrevida, como dice mi suegro. Y vaya que es cierto. Esta mujer, , dándome consejos de destete y hablándome de caries, es que siendo odontóloga no sabe del mecanismo de las caries, de las causas multifactoriales, de las bacterias cariogénicas (que si hace tratamiento de caries ya se quitan las bacterias y no hay riesgo de contagio) y mucho menos de lactancia?

Los odontólogos (tanto como los médicos) deberían interesarse por leer sobre la Lactancia materna o al menos saber cuáles son las Recomendaciones de la OMS.

NO EXISTE EVIDENCIA CIENTÍFICA para demostrar relación entre lactancia materna extendida (mal llamada extendida) y el desarrollo de caries infantil. Tampoco se ha encontrado ningún estudio que evidencie que el destete disminuya el riesgo de padecer caries. Sin embargo la lactancia materna tiene demostrados múltiples beneficios sobre la salud, incluida la salud bucodental.

Por consiguiente todos los profesionales sanitarios, incluidos los odontólogos, tienen la RESPONSABILIDAD de PROTEGER Y PROMOVER LA LACTANCIA MATERNA APOYANDO LAS RECOMENDACIONES DE LA OMS y de ofrecer mensajes correctos y actualizados basados en la evidencia científica. (Extracto tomado del artículo arriba compartido de la AEPED.ES).

Y para terminar les cuento que entre otras cosas me dijo que:

– no puede atenderle al Lucas en mi regazo porque eso no es bueno, porque ya no es un bebé.

– lo va a atender, pero él tendrá que estar solo sentado en la silla y que le advierta que si se mueve le va a amarrar las manos o le va a envolver en una cobija. Y que le vaya enseñando en casa, jugando a que lo envuelvo en una tela para que ya sepa lo que es y no se traume.

– le va a poner anestesia porque sino ella no puede trabajar bien.

– le va a poner un campo aislante (me enseñó un plástico q le meten en la boca).

– los niños tienen que saber que no pueden levantar la mano y tienen que estarse quietos, si se mueve le tendrá que amarrar.

– además que como estoy embarazada yo no debo acostarme boca arriba porque es malo para el embarazo (?).

Y por último trató a mi hijo desde el deseo de dominar a partir del miedo; le dijo que:

– lo que tiene en la boca es popo apestoso de bacterias y le preguntó si le gustaba estar así.

– si no le presta atención y si no se está quieto, al final no le va a dar un premio.

Que me ha dado coraje! trátarle a mi hijo con esa falta de respeto, dándonos consejos basados en mitos, prejuicios y sus propias creencias. Caramba! Que los niños tienen que saber que SI pueden levantar la mano, las manos y los pies si lo desean, cuando no están de acuerdo en ser tratados con algún procedimiento que les parezca ofensivo, tienen derecho a quejarse, a patalear, gritar o llorar. Nosotros los adultos estamos llamados a acompañar esa emoción y a ayudarles a encontrar la salida, no a entorpecer su desarrollo emocional amarrándoles, contorcionandoles sus mentes, peor jugando a qué algo es necesario cuando es algo malo que se les quiere hacer creer que es bueno o que así es.

Será que es la mejor oferta de odontología en San Cris?

Es que la sociedad está acostumbrada a dominar a los niños y a no tratarles como personas?

Será que como le dije que de profesión soy mamá, que para mi es la más linda y la que más desarrollo profesional me ha brindado, te menosprecian y te tratan como una completa ignorante?

Me hubiese tratado así si le hubiese dado una de mis tantas otras profesiones; médico, asesora de porteo, asesora de lactancia, doula, aprendiz de partera?

Pues, no vamos a regresar a esa dentista!

Anuncios