El Porteo y el Apego Seguro

Tomando en cuenta la necesidad innata del bebé de socializar, el porteo es un medio bastante amplio como para cubrir dicha necesidad.

El apego es el vínculo emocional que desarrolla el niño de forma innata con sus cuidadores y que le proporciona la seguridad emocional indispensable para un buen desarrollo de la personalidad. Llega a ser una herramienta que ayuda a cubrir las necesidades afectivas del bebé y del niño. En la relación del niño con su cuidador se pueden instaurar dos tipos de apego. El seguro; que se da cuando la madre, o quien cuide del niño, está de manera constante, del 70 al 90 por ciento de las veces, presente física y emocionalmente supliendo las necesidades del bebé/niño y siendo capaz de regular las emociones del menor. Por otro lado está el apego inseguro; el mismo que se instaura cuando la persona que está a cargo del cuidado del niño está ausente en un 60 por ciento o más de su tiempo ya sea física o emocionalmente, es decir es una mamá que no es capaz de regular las emociones del niño ni suplir sus necesidades.

Portear viene siendo una necesidad de los padres y del bebé desde que existe el ser humano debido a que el bebé nace carente de la posibilidad de caminar, de movilizarse por si mismo y el ser humano, que en el principio era nómada se veía en la necesidad de cargar al bebé en brazos para llevarlo con toda la tribu, pero también para salir a recolectar ya que era la forma más rápida y eficaz de cubrir con el resto de necesidades del bebé (llanto, alimento, abrigo, limpieza, sueño). Si lo dejaban tumbado en algún lugar tendrían que ir y venir varias veces para ver si necesitaba algo, si no estaba siendo devorado por un depredador o si no estaba llorando.

img_3935.png

De esta manera no solo se cubrió con la supervivencia física del bebé sino también con la supervivencia emocional ya que, sin conocerlo científicamente, el bebé necesitaba de afecto, contención, intercambio emocional con otro ser humano, caricias, conversaciones, lenguaje corporal, besos, abrazos, mirar el rostro de quien le cuidaba e intercambiar miradas, gestos y gorjeos.

Hoy por hoy, ya se sabe que el bebé que es criado sin vínculo, sin relación con otro ser humano, se deja morir, literalmente. (observaciones de Rene Spitz y el experimento de Kaiser Guillermo El Grande de Alemania en donde ningún niño sobrevivió al mismo). Cuando el cuidador no expresa ni cariño ni afecto, cuando su rostro es inexpresivo, el niño empieza a bajar de peso, a enfermarse y por último muere. A pesar de que el adulto le mantenga limpio, seco, abrigado y alimentado.

Así que portear nos sirve para todo esto, ya que podemos llevar a nuestro bebé de un lado al otro, continuar con nuestras tareas diarias sin tener que separarnos. Y, además, mientras porteamos conversamos, le besamos, le acariciamos, le cantamos, le mecemos, intercambiamos miradas, afecto y le acompañamos a explorar el mundo desde su base segura.

Por otro lado, estaríamos haciendo un vínculo especial, en donde mamá y bebé llegarán a conocerse, a comprenderse mejor y además se contribuye a fomentar un apego seguro, ya que las necesidades del bebé serán suplidas de forma más rápida y eficaz. No tendrá que llorar para indicar que tiene hambre, porque en el regazo de mamá empezará a buscar alimento, así comerá, no con desesperación de hambre, porque recordemos que el llanto es la expresión tardía del hambre. En fin, estaremos al tanto de cada necesidad, desde las físicas hasta las emocionales ya que, al tenerlo cerca, la madre o quien lo portee, estará en la capacidad de ayudar a regular al niño ante cualquier situación de estrés. Por ejemplo, si algún sonido o imagen le asusta, solo tendrá que esconder su rostro en el pecho de mamá y, ella rápidamente podrá abrazarlo y tranquilizarlo con su voz. Por otro lado, recibirá más información de lo que está viendo, de lo que está pasando. Y por último nunca se sentirá solo, estará siempre en compañía con lo que el apego seguro se instaurará ya que la madre, al menos, podrá estar en un 70 a 90% de veces que el niño requiera ser regulado.

Con todo esto nos damos cuenta de que el bebé y el niño es un ser dependiente y que al crecer nos convertimos en adultos interdependientes, entonces ¿por qué existen personas empecinadas con querer formar bebés y niños independientes? Nos queda mucho trabajo por hacer, mucha información veraz que compartir y sembrar en las familias que buscan criar con apego seguro.

Anuncios

One response to “El Porteo y el Apego Seguro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s